archivo

post-naturaleza

Os recomiendo: “Queda poco para lo siguiente” de Marta de Gonzalo y Publio Pérez Prieto. Que conste que no cantan en todos sus trabajos, es casualidad.Aunque es un proyecto que ya tiene unos años, creo que sigue siendo bastante interesante. En tanto a pertenencia global sobre todo. Además es bastante breve (18 min).

También “El imperio de los SinSexo”, que se emitió hace no mucho en DocumentosTV (atención a la parte de los cafés de gatos, naturaleza residual, que decíamos). Haciendo clara referencia a “El imperio de los sentidos” de 1976, ya considerada un mito dentro del cine erótico en general y japonés en particular, aporta una visión plástica de la situación actual. Plástica de plástico, artificio, simulacro. Enlazo este documental con la idea de seguir considerándonos parte, mamíferos al fin y al cabo, y entonces plantearnos, ¿cómo es posible que el contacto humano se haya convertido en algo tan poco deseable para algunas personas, desde algunas culturas?
Creo que este sentido Japón, concretamente Tokyo, es siempre un ejemplo radical, así que recomiendo el cine japonés. Cuando se trata de hacer atroces e increíblemente poéticos relatos sobre la destrucción de lo que hasta ahora considerábamos como normalmatéricohumano, los japoneses van siempre por delante.

Sobre esto… Algunas películas:
“Air doll” de 2009
“Tokyo!” de 2008

También, desde Corea del Sur: “Soy un cyborg” de 2006
Ahora mismo tengo “Tokyo!” y “Air doll”, si os interesa os la paso por wetransfer o dropbox

Laura

Anuncios

#41 PARAÍSOS ARTIFICIALES. OTROS PAISAJES

http://revistaarchivosdelsur.blogspot.com/2011/03/medios-revista-exit-paraisos.htm

Texto
 : Antonio Lucas, Entrevistas: Jörg Sasse con Rosa Olivares, Dossieres: Wijnanda Deroo, Alex Dorfsman, Stephen Gill, Mark Lyon, Cecilia Paredes, Manuel Sendón. Artistas : Valérie Belin, Semâ Bekirovic, Bert Danckaert, Lucia Ganieva, Alicja Karska & Aleksandra Went, Robert Polidori, Kent Rogowski, Esther Shalev-Gerz, Myne Søe-Pedersen, Frank Thiel, Mike Whelan, Thomas Wrede.

Nos hemos vuelto ciudadanos, vivimos en ciudades en las que un árbol, tal vez un parque, unos tiestos, un jardín, conforman la idea de naturaleza. Si el paisaje es una construcción cultural, el paisaje es un recuerdo desvaído. Nos hemos alejado de la naturaleza, pero la idea de lo que es, de la apariencia de la naturaleza, la hemos reconstruido, la hemos domesticado y la hemos convertido en un elemento decorativo. La naturaleza sigue viva hoy en nuestro entorno, está en el mantel de la cocina, en los vestidos de millones de mujeres, en la decoración de los bares, de los restaurantes chinos de todo el mundo y de las salas de espera de los dentistas, en los fondos decorativos de las viejas películas… la hemos metido en nuestras casas y en nuestros armarios, para tenerla más cerca.
Antonio Lucas, escritor, poeta y periodista, habla en su texto Paraísos fingidos: el sex appeal del artificio de la capacidad de la fotografía para alterar la percepción de una realidad siempre en cuestión; de cómo el artista busca construir una nueva política de la verdad marcada por la nostalgia y el deseo de interactuar con esa naturaleza imposible de acotar.

Entrevista a  Jörg Sasse, del que se muestran  algunos ejemplos de varias de sus series en torno a la idea del paisaje en el ámbito doméstico. “La imagen de la naturaleza aparece de formas muy diferentes en nuestro entorno. La imagen más cercana a la naturaleza es caótica, no estructurada, en capas, quizás algo parecido a lo que hacía Pollock con sus pinturas goteadas”. Acumulación, repetición, la idea del atlas de posibilidades visuales, de enciclopedia de imágenes esta presente en toda su obra.
Además, Alex Dorfsman, Manuel Sendón, Mark Lyon, Cecilia Paredes, Stephen Gill, Wijnanda Deroo y Lucia Ganieva escriben, en los dosieres que se les han dedicado, sobre sus series fotográficas dedicadas a estos paisajes imposibles que nos acompañan en nuestras vidas cotidianas.


Las viejas metáforas mecanicistas que inundaron el planeta en los últimos
tres siglos están pasando de moda: el reloj y el robot, por ejemplo, 
ya no son tan efectivos cuando se trata de definir el universo y al           
hombre. 
Tanto uno como el otro, al parecer, están dejando de ser “máquinas” para 
convertirse en otro tipo de entidades. Nuevos fenómenos y nociones 
desafían las viejas categorías del mundo industrial —desde el código ge-
nético hasta la inteligencia artificial, desde los alimentos transgénicos
hasta la clonación—, y sugieren que la naturaleza y el ser humano también
están ingresando en el proceso universal de digitalización. Es una opera- 
ción tan metafórica y conceptual como real, que suscita reflexiones y
debates por su enorme importancia política, económica y sociocultural.

http://www.fceia.unr.edu.ar/darquitectonico/darquitectonico/data/pdf/la%20naturaleza%20digitalizada.pdf