archivo

interactivos

“De todas las contaminaciones ambientales que acusa la ciudad de Madrid, la más evidente es la contaminación lumínica, tanto es así que en nuestro cielo nunca podemos ver la Via Láctea y apenas las estrellas. Esta sobreiluminación se aprecia a simple vista a más de 200 km de distancia y produce un resplandor que se observa con telescopio de mediano tamaño, a más de 700 km.

Es por tanto muy sorprendente, que en un momento en el que la Unión Europea es tan cuidadosa con temas de contaminación medioambiental, la normativa de rótulos luminosos de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, aprobada hace un par de años, haya cambiado la reglamentación de los rótulos de las farmacias, para sustituirlos por otros mucho más potentes….”
(continúa en su página web: www.luzinterruptus.com).

También podéis encontrar información sobre otros proyectos en su página de vimeo y en esta página.

Laura

Anuncios