archivo

bioarte

(fuente información: http://www.fundacion.tele fonica.com/es/at/agar.html)

La instalación Agar (1999) muestra los procesos de transformación de distintos cultivos de bacterias y hongos. La materia viva es sometida a una estrategia propia de laboratorios de microbiología: las condiciones de nutrición y luz artificiales permiten la transformación y el desarrollo de los microorganismos durante el tiempo que dura la exposición. En cierto modo, estos procedimientos suponen la continuación, de forma más controlada y en un contexto más reducido, de parte de los hallazgos que se plantearon con la instalación Rinodigestió (1997) de Los Rinos, en la que unas cajas de madera y cristal mostraban el proceso de descomposición a través de bacterias, insectos u hongos. A diferencia de obras artísticas que llegan al espectador como objetos cerrados, estas instalaciones muestran una dimensión abierta, constituyen ecosistemas que permiten observar procesos fugaces. El sentido final de la instalaciónAgar se manifiesta no en los objetos sólidos que la componen, sino en las efímeras comunidades de microorganismos que crecen, se reproducen y mueren