Charla con Manolo Zuriaga

El miércoles 26 de febrero invitamos a Manolo Zuriaga para que nos hablara de la escenografía de Dido y Eneas. Una producción del Centro de Perfeccionamiento del Palau de les Arts con dirección de Phillip Himmelmann estrenada en mayo de 2012.

Aprovechando su amplia experiencia en el campo de la escenografía le pedimos que antes de comentar la escenografía del Dido y Eneas nos explicara sus comienzos, la creación de la empresa Odeón, su labor como director técnico del Palau y su experiencia como escenógrafo durante todos estos años.

Para nuestra sorpresa su exposición supuso un relato de la historia del teatro valenciano desde el teatro independiente hasta la actualidad.

  Trayectoria

Comenzó en 1973 como actor en la compañía Carnestoltes que dirigía Juli Leal (compañía que se enmarca en la renovación teatral que configuró el Teatro Independiente Valenciano). En aquella época las compañías solían estar formadas por actores, la producción era precaria, sin apenas presupuesto y los actores solían hacerse cargo de todos los aspectos relacionados con el vestuario, la escenografía… poco a poco Manolo pasó de participar como actor a diseñar y construir las escenografías de la compañía. Esto le llevó junto a Josep Simó a alquilar un espacio para construir sus propias escenografías. Con el tiempo entraron encargos de otras compañías hasta que de esta iniciativa surgió la empresa Odeón Decorados.

La llegada de la democracia implicó cambios importantes en la actividad cultural, ya que se impulsaron políticas destinadas a la creación de instituciones u organismos encargados de la producción y exhibición teatral así como la rehabilitación o construcción de nuevas infraestructuras. También  se crearon ayudas y subvenciones al teatro privado y circuitos, ferias y muestras teatrales. (para ampliar información sobre el teatro en valencia durante este periodo puede consultarse el artículo en línea: “el teatre valencià del temps de l’ADB ençà” en L’Agrupació Dramática de Barcelona: entre el mite i la realitat? )

Odeón Decorados nace en 1990 en el momento en que se empieza a profesionalizar el teatro y el gremio empieza a reconocer los distintos oficios. También entra más dinero como consecuencia de la creación de órganos de gobierno como Teatres de la Generalitat que promueven el teatro con la creación de subvenciones y la producción de aproximadamente 8 obras teatrales al año.

En 1992 Manolo colabora como ayudante de escenografía de Andrea d’Odorico y Juli Leal como ayudante de dirección de Miguel Narros, iniciando una colaboración entre la empresa, el director y el  escenógrafo que se prolongara hasta hoy en día. A partir de este momento Odeón empieza a recibir encargos en el ámbito estatal.

Lo que diferenciaba Odeón de otras empresas que realizaban por aquel entonces decorados (carpinteros, pintores, talleres falleros…) fue su sensibilidad y conocimiento del medio teatral. Odeón pasa a ser una empresa de construcción de grandes decorados de ópera para teatros como el Real, El teatre Nacional de Catalunya, el Palau de les Arts…

En 2008 pasa a ser el director técnico del Palau de les Arts, donde desarrolla las tareas de productor y gestor.

 

Dido y Eneas.

Producción del Centro de Perfeccionamiento del Palau de les Arts en la que se pidió al equipo técnico del Palau que colaboraran en la creación escénica de la obra.

El director Phillip Himmelmann tenía una idea clara de lo que quería como puesta en escena, quería que se creara un espacio lúdico, con presencia del mar, después de varias conversaciones se decidieron por ambientar la propuesta en una playa.

Para la arena de playa se optó por una arena sintética en la que se mezclaron amarillo, blanco y gris para que el color no quedar plano y vibrara con la luz.

Para los cambios de espacio se optó por el contraste lumínico pasando del espacio luminoso de la playa, con el ciclorama iluminado como cielo y la arena con luz cálida y al espacio tenebroso de la caverna con luz lateral en rojo y verdes.

14440001_68_16_0_gra14440001_68_16_2_gra

Querían que los personajes estuvieran siempre en escena, que no hubiera entradas y salidas, por lo que se ideó una apertura de telón como diafragma que finalmente se resolvió motorizando los cambios.

Finalmente hizo referencia a las complicaciones técnicas de sugerir la muerte de Dido mediante la caída de un hilillo de arena desde el telar que fuera enterrándola. Se probaron varios materiales como arena, harina y finalmente se eligió la sal por no ser ni excesivamente pesada ni demasiado volátil. El problema surgió cuando vieron que la cantidad de material que debía caer se apelmazaba y no caía de forma continua por lo que finalmente se encontró la solución de poner un motor con una batidora que estuviera removiendo el material durante todo el tiempo.

14440001_68_16_5_gra

Manolo transmitió un mensaje optimista: Más allá de las dificultades que podamos tener en estos momentos de crisis, falta de presupuesto para proyectos culturales etc…  hay que perseverar, trabajar con pasión en lo que nos gusta, sobre todo ser constantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: